viernes, 9 de abril de 2010


EL HOMBRE QUE NO SABIA LO QUE PODÍA ENCONTRARSE A SU REGRESÓ A CASA, DESPUES DE VEINTE AÑOS DE AUSENCIA VOLUNTARIA.



Federico Fayerman
Dieciséis de marzo de 2010


Llamó tímidamente y esperó.

2 comentarios:

Meri dijo...

Brevedad.Que no se diga que no haces caso del consejo de Chejov.

Cartas dijo...

No se puede decir más con menos.Pero qué bien que sabes usar las palabras!