viernes, 29 de abril de 2011



MOMENTOS
17 – SUBLIME

Cuando la Muerte vino a su encuentro mucho tiempo después, la búsqueda tenaz de la belleza se le antojó una estúpida pérdida de tiempo.
Sólo había que sostener Su mirada para descubrir lo sublime.


MOMENTOS
20. LA PIANISTA


Recuerdo la casa larga y apretada. Las baldosas despegadas del pasillo sonaban, al ritmo de mis pasos, como desafinadas notas musicales.
Por las mañanas, la radio ocupaba el espacio familiar. Las tardes eran Para Elisa.


MOMENTOS

21. NIPPON

Las paredes se arquearon y una gran fuerza cambió todo de sitio.
Min Piu salió precipitadamente del edificio de apartamentos y se sumergió en la corriente humana que serpenteaba hacia el centro de Tokio. En Shinobazu Dori paró un taxi, y dictó al chófer la dirección de sus ancianos padres.
Mientras escuchaba las noticias por la radio manipuló su I-Pad y desarrolló una fórmula con la que estaba familiarizada:
M=Log A + 3Log (8At) -2.92. = 12 puntos en la escala de Magnitud Local.
Mientras avanzaban por el intenso tráfico, Min Piu sombreó de gris sus párpados, se pintó de rojo los labios y difuminó de rosa suave sus pómulos. Según sus cálculos, la ola no tardaría más de diez minutos en llegar.

1 comentario:

Marcos Callau dijo...

Es un relato helador. Por cierto, lafotografía de cabecera es estupenda.Saludos.