viernes, 28 de octubre de 2011




NACIONAL 340

F.J.Fayerman
Diecisiete de julio de 2011


Kilómetro mil catorce de la 340. En este punto kilométrico el coche que me precede golpea a un gorrión confiado y lo arroja al otro lado de la calzada.
Cierro el ordenador bruscamente. No puedo volver a escribir sobre gorriones; tampoco relatar historias tristes que se han ido convirtiendo poco a poco en rutina y amenazan con encasillarme en el inhóspito territorio de la aflicción.
Nunca he sido una persona excesivamente alegre, no lo negaré a estas alturas, pero jamás hasta el punto de ver pasar la vida con desánimo o nostalgia. Aún abrigo algo de ilusión cuando pienso en el futuro.
Mañana será mi cumpleaños y lo festejaré con los amigos. Se acabó el celebrarlo en familia, con la tortilla de patatas, las croquetas de jamón, la empanada de carne y los sándwiches de Rodilla. Se terminaron de una vez y para siempre las velas referenciales resquebrajando la fina capa de chocolate de una tarta Selva Negra y los “cumpleaños feliz” desentonados. Nada de eso volverá a pasar. He abierto la puerta de mi nueva vida y la he iniciado sin equipaje; sólo mi ordenador y mi mp3, las palabras y la música que nunca me han abandonado. También mi viejo Mercedes viene conmigo.
Apago el aparato de radio de un manotazo. El silencio, mi silencio, me consuela como el compañero que sabe permanecer callado en los momentos tristes, como ese espacio intermedio entre canción y canción, como el final de una novela o el instante de tranquilidad que da paso al primer sueño.
Pero no he podido evitarlo. He presenciado como el coche que me precede acaba de golpear a un gorrión despistado en el kilómetro mil catorce de la 340.
Salgo de la carretera y detengo el coche. A través del retrovisor veo como en el arcén izquierdo cerca de un mojón blanco y rojo, el gorrión se recupera y reanuda el vuelo.
Enciendo la radio y me uno a las voces de mi grupo favorito:
--¡Free as a bird…!

2 comentarios:

Marcos Callau dijo...

Los Beatles!!! Tuvo suerte el gorrión de recuperarse después de semejante golpetazo. Pero sí es una buena imagen poara volver a empezar, recomenzar o reinventarse. Saludos.

Galería de Letras dijo...

Buena historia y buen espacio donde las letras se unen para cantar.

Te saludo desde Barranquilla, Colombia y hoy estoy invitando a todos a que me visiten en mi Galería y dejen sus comentarios.

Un abrazo,

Víctor