sábado, 29 de octubre de 2016

MOMENTOS 79 - LA NUBE MÁS BLANCA En las afueras de mi ciudad, donde finaliza la línea del tranvía, hay un bosque de árboles milenarios, altos como rayos suspendidos del cielo y frondosos como manglares. Me gusta volar hasta sus copas y observar el ir y venir de la gente, con la que me relacioné cuando estaba vivo. Algunos pájaros trinan alborotados y se refugian de la lluvia en las ramas cercanas. Un caballo alado me levanta y veo, a través del arco iris, niños jugando a la comba sin importarles el chaparrón. Subo tan alto que mi cabeza golpea la Luna y provoca un pequeño agujero por donde salen enanos mudos que intentan tirarme del pelo. Las estrellas bailan a mí alrededor sin prestarme atención, haciendo reverencias a Dios, que sentado en la nube más blanca, lee la Biblia y ríe a carcajadas. Abajo en la tierra perdida, el tranvía llega a su destino y lo vacía de almas. Mi amigo Elías baja en silencio, cambia el trole por enésima vez y me busca en el cielo. Las tiendas cierran sus puertas, los niños regresan a casa y hacen los deberes. Dios guarda su libro y se dispone a montar la guardia.